Cuidado del calzado

Ante y Nobuck

Para los artículos de ante o nobuck, recomendamos el uso de un spray anti-humedad. Tras el uso prolongado de zapatos de ante o nobuck, el color de piel puede perder luminosidad. En tu zapatero habitual encontrarás un spray “renovador de colores” que devolverá a tus zapatos el colorido original. Y recuerda pasarles el cepillo de cerdas metálicas o de surcos de goma de vez en cuando.

Serraje

Una de nuestras pieles favoritas por su resistencia. Su tratamiento es igual que el del ante y el nobuck. Sin embargo, si tienen una mancha de grasa, se pueden limpiar con un cepillo de dientes, jabón lagarto, agua y mucho mimo. Nuestra fundadora, Clara, utiliza sus botines de serraje cuando llueve en Madrid. ¡Pero recuerda que no son botas de agua!

Napa

Para los artículos de Napa recomendamos utilizar una buena de crema de zapatos incolora. Si quieres cubrir algún arañazo, deberás buscar una crema de color.

Laminados

Los artículos laminados son delicados y recomendamos pasarles un trapo un poco húmedo sin ejercer presión para no levantar la lámina de la piel.

¿Quieres ceder los zapatos?

Existen varias opciones para facilitar que los zapatos cedan. Si te aprietan mucho en una zona concreta, puedes mandarlos al zapatero para que los meta en la horma. También existe un spray dilatador de calzado. Lo hemos probado y funciona pero es muy tóxico y recomendamos utilizarlo con cuidado.

Y luego están los “trucos de la abuela”: darles con alcohol por dentro, darles con crema hidratante de cuerpo por dentro. Y también meterlos en el congelador con bolsas de agua por dentro (bien cerradas para que no se derrame el agua) y dentro de otra bolsa de plástico para que no se mojen. Estos trucos pueden funcionar, pero NO nos hacemos responsables si no funcionan o si en el proceso se estropean los zapatos.

Busca en tu barrio al zapatero remendón de toda la vida. Son especialistas en el cuidado de la piel. También podrás poner suelas nuevas cuando las tuyas se hayan gastado de tanto usar los zapatos. Lo mismo con las tapas de los tacones.

Si vives en Madrid, recomendamos El Reparador, en la Calle Zurbano 20. ¡Al lado de nuestro estudio!